Seguro de Impago de Alquiler

09.11.2017

El seguro de impago de alquiler se ha constituido en una de las garantías más demandadas por los arrendadores de viviendas ante el impago por parte de los inquilinos, dado su precio y,  por el hecho de que el inquilino no ha de tener inmovilizado en el banco cierta cantidad de dinero, como ocurre con los avales bancarios.

Tan fácil como presentar la documentación, esperar la aprobación por parte de la compañía aseguradora, enviar el contrato de alquiler firmado y empezar a disfrutar de la tranquilidad de saber que está cubierto el impago por parte del inquilino.

REQUISITOS PARA EL INQUILINO

- Que el alquiler no supere el 45% de los ingresos netos de los inquilinos.

- Que disponga de un contrato laboral fijo, con una antigüedad superior al año.

- Que no exista referencia en el fichero de morosos, fichero ASNEF de morosidad.

DOCUMENTACIÓN A APORTAR

- Dos últimas nóminas o del IRPF si se trata de un autónomo, certificado de ingresos si se trata de pensionistas.

- Para contratos fijos de antigüedad inferior a un año, se aportará también el contrato laboral.

Una vez aceptado el inquilino, la póliza tomará efecto el día que señale el inicio del contrato de alquiler de la vivienda. Una copia del contrato se deberá remitir a la aseguradora para formalizar el mismo.

Para viviendas alquiladas, con una antigüedad superior a un año, se puede contratar también el seguro de impago enviando una copia del contrato de alquiler y certificación por parte del arrendador de que el inquilino está al corriente de pagos y no ha habido retrasos en los mismos.

Solicita tu estudio. Analizamos cada caso individualmente.

Trabajamos sólo con compañías líderes de contrastado prestigio.